¿Qué es la robótica educativa y por qué nos gusta tanto?

Qué es la robótica educativa

Robots y educación son dos conceptos que hace unos años nadie hubiese imaginado unir y en la actualidad están muy de moda. Esto hace que muchos se pregunten ¿qué es exactamente la robótica educativa y cuáles son sus aplicaciones en el aula?

Índice

Robótica educativa

Entendemos por robótica educativa un medio de entornos de aprendizaje basados en la iniciativa y la actividad de los estudiantes. Va mucho más allá de crear robots y programarlos, sino que incentiva el pensamiento lógico, la resolución de problemas y el trabajo en equipo a través de recursos tecnológicos.

Numerosos proyectos han demostrado en los últimos años las ventajas de utilizar kits de robótica y material interactivo sensible de ser programado por los propios alumnos. Uno de los casos es el recogido por Jhon Siraj-Blatchford, profesor de la universidad de Cambridge, en el libro “Nuevas tecnologías para la educación infantil y primaria” donde argumenta la disposición para incrementar la capacidad de reflexión.

Asimismo, Azucena Hernández y Susana Olmos subrayan en “Metodologías de aprendizaje colaborativo a través de las tecnologías” la posibilidad de crear un entorno educativo diferente y más interesante que el tradicional a través de la robótica educativa. Se lograría gracias a la construcción y experimentación en un ambiente colaborativo donde el alumno tuviese un perfil activo.

Estas ventajas encuentran su apoyo en los numerosos estudios científicos que advierten que, en 5-10 años, el 30% de los empleos estarán relacionados con esta materia, reforzando la utilidad práctica de esta nueva disciplina.

Aprender robótica, una asignatura más

Robótica educativa para aprender en el aula

En países europeos como Estonia, Reino Unido, Finlandia y Alemania la robótica ya forma parte del currículo educativo. Hasta 2015 en España sólo se había impartido a través de iniciativas privadas o en planes de Comunidades Autónomas, como es el caso Navarra. La Comunidad de Madrid ha sido precursora en implantar durante el curso anterior la asignatura de «Tecnología, Programación y Robótica» en 1º y 3º de la ESO y durante el curso 2016-2017 se ha extendido a toda la Educación Secundaria Obligatoria. Esto, en datos de la Comunidad de Madrid, supone que en 2019 más de 240.000 alumnos de Madrid habrán estudiado al menos dos años de programación.

Entre los objetivos de esta nueva asignatura se encuentra que todos los alumnos, al terminar la ESO hayan adquirido los conocimientos suficientes para programar una página web, crear apps para móviles, diseñar juegos de ordenador, introducirse en robótica y manejar la impresión 3D, además de fomentar la autonomía de aprendizaje, el trabajo en equipo y la exposición pública de proyectos.

Pese a que esta disciplina no se ha extrapolado aún a todos los colegios españoles, se prevé que dentro de muy poco tiempo (hablamos quizás de un curso o dos más adelante) se incluya como asignatura obligatoria. Mientras tanto las actividades extraescolares vinculadas a la robótica educativa continúan ganando terreno en la agenda de los escolares y los grandes gurús de la tecnología apuestan por introducirla de lleno en las aulas.

Kits de robótica educativa

Son muchos los kits de robótica que se pueden aplicar en entornos educativos, aunque en cada etapa hay unos específicos para promover capacidades acorde con la edad del alumnado. Es el caso de Dash & Dot y de Lego WeDo, dos tipos de juguetes educativos con los que aprender a programar desde educación infantil. El primero consiste en dos robots tipo mascota que se pueden manejar desde una app, programar rutas y acciones, mientras que el kit de Lego WeDo también incluye la construcción de estos robots.

En niveles de secundaria se recomienda introducir arduino, que une la electrónica y la programación para desarrollar múltiples proyectos, bien sean de domótica, sistemas… Y por supuesto destaca el robot NAO, como herramienta educativa con una extensa curva de aprendizaje que abarca desde infantil hasta la investigación universitaria.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *